martes, 10 de mayo de 2011

El soldado alemán mas condecorado de la segunda guerra mundial

Hans-Ulrich Rudel nació en Konradswaldau (Alta Silesia), Alemania, en 1916 y falleció en Rosenheim (Alemania) en 1982.
Piloto alemán de la Segunda Guerra Mundial, poseedor de la más alta condecoración alemana, la Cruz de Hierro con Hojas de Roble en Oro, Espadas y Brillantes, del III Reich.
En su hoja de servicios oficial, le adjudican 2.530 misiones de combate, en las que reclamó la destrucción de 519 tanques soviéticos, el acorazado Marat, el acorazado "revolución de octubre", dos cruceros, 9 aviones enemigos derribados, 150 baterías antiaéreas, 70 lanchas de desembarco, incontables puentes, líneas ferroviarias y cientos de embarcaciones fluviales hundidas.
A pesar de haber sido derribado 30 veces por la artillería antiaérea enemiga, Rudel nunca fue derribado por un caza enemigo. Su lema principal era "sólo quien se da por vencido, está perdido".

Su ingreso como cadete a los 20 años, en 1936, en la recién creada Luftwaffe tuvo un comienzo muy poco prometedor, pues su baja escolaridad jugaba en contra y no pudo calificarse para piloto de caza de combate, que era su meta. Fue asignado a los entrenamientos en escuadrillas de Stukas en Graz, lo cual no era suficiente para ser piloto de bombardero, siendo destinado al Centro de Reconocimiento aéreo de Hildesheim.
El inicio de la fama de Rudel llegó precisamente el 21 de septiembre de 1941. Su escuadrilla recibió la orden de poner fuera de combate a los navíos rusos en el puerto de Kronstadt, donde se encontraban el crucero-acorazado Marat y otro crucero cuyas acciones artilleras habían perjudicado notablemente las actividades en el sitio de Leningrado, por lo que la Wehrmacht solicitaba la inmediata aniquilación de esas unidades navales enemigas. Después de un acabado estudio de la situación, se llegó a la conclusión de que era posible efectuar un ataque sobre Kronstadt, y Rudel se hizo embarcar una bomba de 1000 kg para esta misión. Su aparato adquirió así mucho peso y al llegar al puerto, picó a casi 80° a gran velocidad desde solo 3.000 m de altura, soltando la pesada bomba a 300 m sobre el navío ruso, antes de nivelar de nuevo su aparato, algo que consiguió realizar rozando el límite. El Marat fue fatalmente dañado partiéndose en dos y hundiéndose, pero tocando en fondo bajo, sus baterías continuaron haciendo fuego durante el cerco a Leningrado. Aunque Rudel reclamó ser el autor del impacto, tuvo testigos y así lo registra en su libro autobiográfico "Yo fui piloto de Stuka"-, esta afirmación es puesta en duda por diversos investigadores rusos que bajan el perfil al logro de Rudel.

En diciembre del mismo año, ya había volado más de 500 misiones de combate con un resonante éxito. El 15 de enero de 1942 recibió la Cruz de Caballero y el despacho de teniente coronel y fue retirado con gran contrariedad para Rudel desde el frente para que la Luftwaffe pudiera utilizar su experiencia en el entrenamiento de nuevos pilotos.

El 25 de octubre de 1943, Rudel recibió del Führer las espadas para su Cruz de Caballero con Hojas de Roble y la "sugerencia" de ser retirado del frente, pero Rudel expresó firmemente que sólo aceptaría la condecoración si permanecía con su unidad, a lo cual Hitler accedió de mala gana. En marzo de 1944 fue ascendido a coronel al alcanzar las 1.500 misiones de combate y reclamar la destrucción de 400 tanques enemigos. Además voló un Focke-Wulf Fw 190 monoplaza, modificado especialmente para él, reclamando el derribo de 11 aviones soviéticos.

El 29 de marzo de 1944 recibió del Führer en persona la más alta condecoración alemana, los Diamantes para su Cruz de Caballero con Hojas de Roble y Espadas, y Hitler volvió a pedir a Rudel que se retirara del frente, pero éste nuevamente condicionó la aceptación de la medalla a que no fuera retirado. Es hasta el día de hoy el soldado con la más alta condecoración alemana.
En noviembre de 1944, el comandante Rudel fue herido en la pierna mientras volaba cerca de Budapest, por un impacto de cascotes de granada antiaérea y tuvo que convalecer en un hospital en Berlín, tras amputársela. La Cruz de Caballero con Hojas de Roble en Oro, Espadas y Diamantes le fue impuesta personalmente por Hitler el 1 de enero de 1945. Es el único que la recibió. Se le ordenó por orden expresa del Führer que permaneciera en Berlín.
Hans Rudel se las arregló para ser enviado de nuevo al frente y dio instrucciones de que sus éxitos fueran asignados a la estadística de la escuadrilla, y pronto sus superiores vieron que la escuadrilla antitanque tenía un incremento sostenido de tanques destruidos.
La Luftwaffe le atribuyó oficialmente la destrucción de al menos 519 tanques y 13 aviones soviéticos, Rudel fue derribado al menos unas 30 veces, volviendo siempre íntegro a su base.

La ocupación soviética de Alemania obligó a Rudel y su escuadrilla a entregarse a los estadounidenses, quienes lo recibieron bien y gozó del reconocimiento de su fama. Fue trasladado a un campo de oficiales de alto rango en Inglaterra, donde convaleció de sus dolencias en el muñón de la pierna amputada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada